Las líneas direccionales en el espacio

LA VERTICAL

vertical1

Trabajábamos la vertical desde su base en los pies, bien enraizados en el suelo (la tierra), acurrucado todo el cuerpo allí abajo, hasta su despliegue hacia arriba, con los brazos pegados al cuerpo, y luego alzándolos hasta el máximo, como queriendo tocar el techo (el cielo). Los movimientos incluían estiramientos de toda la musculatura en vertical, hacia arriba, y subiendo y bajando, de arriba abajo.

La visualización del nacimiento de una crisálida, desde los pies hasta alzar la cabeza, al irse desplegando lenta y progresivamente, podía ayudar a recorrer todo el itinerario de la vertical de nuestro cuerpo. También el descubrimiento de la bipedestación, posición exclusivamente humana, podía usarse como soporte del movimiento consciente.

En todo momento, había que evitar abrir los brazos, movimiento que conecta más específicamente con la otra línea, la horizontal.

Algunas danzas ancestrales, como las de los masai, en la que dan grandes saltos hacia arriba, ejemplifican el uso de la vertical por excelencia.

vertical2

LA HORIZONTAL

horizontal1

Trabajábamos la horizontal sobre todo extendiendo los brazos a los lados, en forma de cruz, y movilizándolos hacia dentro y hacia fuera del tórax; también acompañábamos ese ejercicio con el bajar la altura de las piernas doblando las rodillas.

La sardana catalana, al igual que muchos otros bailes tradicionales, ponen de manifiesto el uso de la horizontal, en especial por la unión de las manos entre los danzantes.

horizontal2

LA DIAGONAL

diagonal1

Trabajábamos la diagonal, en un primer momento, estirando un brazo simultáneamente con la pierna contralateral (brazo derecho + pierna izquierda, brazo izquierdo + pierna derecha), para luego también estirar brazo y pierna del mismo lado.

Algunos movimientos del Tai chi son un ejemplo del uso de la diagonal.

diagonal2

LA ESPIRAL

espiral1

Trabajábamos la espiral con el movimiento giratorio del cuerpo sobre sí mismo, donde se incorporan y se integran las tres líneas básicas.

Pero para llegar a ella, previamente debíamos haber ejercitado mucho las tres líneas básicas.

El ejemplo paradigmático es el giro mevlevi de los derviches turcos, iniciado por el gran sabio sufi Jalaludín Rumi.

espiral2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s