El baile flamenco y la kundalini

La kundalini, en el marco del hinduismo, es la energía primordial (o shakti) representada simbólicamente por una serpiente, que duerme enroscada en el primer chakra (muladara), en el perineo [i].

Mediante la práctica del yoga (especialmente, el Tantra y el Kundalini yoga), la “serpiente” kuṇḍalinī subiría verticalmente a través de la columna vertebral hasta el vértex craneal, atravesando todos los chakras, hasta alcanzar la cima de la cabeza. Sería una energía evolutiva, y según el grado de activación en el individuo, condicionaría su estado de conciencia, hasta llegar a la iluminación (samadhi).[ii]

En el baile flamenco el taconeo es una técnica muy elaborada que consiste en percutir enérgicamente el suelo con los tacones; ese movimiento rítmico repercute directamente en la pelvis. Aziza consideraba, y así lo expresó en varias ocasiones, que el taconeo podía despertar la kundalini y, a la postre, permitir una elevación del estado de consciencia.

Existen varias teorías sobre el origen del flamenco. De los musulmanes de Al-Ándalus y sus cantos monocordes islámicos se componen los elementos fundamentales que definen a este género. Asimismo, tuvo bastante influencia en su desarrollo la música de los judíos que habitaban en Al-Ándalus, también las canciones populares de los cristianos que estaban en territorio de Al-Ándalus, los mozárabes, y por último el folclore de los gitanos que llegaron a España en el siglo XV[iii]. La tesis más extendida es que sólo ese mestizaje cultural que se dio en Andalucía (musulmanes, cristianos, judíos, gitanos, etc.) propició el origen de este género, ya que gitanos, cristianos, musulmanes y judíos hay en muchas partes del mundo y, sin embargo, flamenco sólo hay en Andalucía.

Actualmente la teoría más plausible es que su origen es indo-paquistaní[iv]. Por tanto, no es muy aventurado pensar que una de las técnicas de baile flamenco, como el taconeo, hundiera sus raíces en el mismo Yoga, practicado en India y Paquistán.

Pero, sea cual sea su origen, el zapateado o taconeo produce una vibración rítmica que empezando en los pies, subiendo por las piernas, y sacudiendo especialmente toda la zona pélvica, se disemina por todo el cuerpo.

En el código del lenguaje corporal de Aziza, el movimiento del zapateado es un movimiento de acción, que repercute directamente en la zona vital, donde se genera la energía; insistiendo en ese movimiento, la energía va en aumento, hasta poder llegar a un clímax, a un desborde energético. Esa energía, adecuadamente canalizada, puede ascender por el cuerpo hacia la zona emocional (tórax y brazos), atravesar el puente del cuello y seguir ascendiendo hasta la zona mental (cabeza).

Esta es la forma en que el lenguaje del movimiento creado por Aziza describía el recorrido de la energía a nivel corporal, en un sentido de abajo hacia arriba (pero también de arriba abajo), produciendo a su paso toda una serie de sensaciones, que permitían identificar bloqueos energéticos específicos según cada punto, y que mediante su desbloqueo –con el propio movimiento- se favorecía el despliegue de todas las potencialidades y capacidades individuales latentes. Podría considerarse como otra forma de describir el despertar de la kundalini y su ascensión para llegar a la iluminación.

[i] https://es.wikipedia.org/wiki/Kundalini

[ii] http://www.concienciadeser.es/chakras/kundalini.html

[iii] Blas Infante. Orígenes de lo flamenco y secreto del cante jondo, Sevilla: Junta de Andalucía, 1980.

[iv] http://hispanoteca.eu/Musik-Spanien/Flamenco/Origen%20del%20cante%20flamenco.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s